El efecto Electronic Arts en el cine de superhéroes (por Gonzálo)
El estreno de Suicide Squad llegó con bombos y platillos, y a pesar de que es una película que se deja ver, entretiene y saca risas, no cumplió con las expectativas del público. Esto no es una opinión personal, pues basta ver las distintas reseñas de especialistas, fanáticos y la cara con que salieron los asistentes al día del estreno para saber que esta era la sensación generalizada. Mucho tiempo ha pasado desde que fui al día de estreno de una película de superhéroes (Marvel o DC) y que la gente no aplaudía al final.
¿Será que nos transformamos en niños ratas extremadamente exigentes? ¿Dejamos de ser los ávidos fans que recibíamos cualquier cosa basada en un comic con júbilo? Y siendo más apocalíptico… ¿Habrá comenzado ya la anunciada decadencia del cine de superhéroes?
Para dejarlos tranquilos, descartemos inmediatamente la última alternativa. Por más que los expertos lo anuncien, recuerden que el cine western tuvo más de 40 años de gloria y majestad, y Iron Man 1, que dio el puntapié a la nueva generación que estamos disfrutando, fue sólo hace 8 años.
Pero es innegable que algo está pasando, y es especialmente notorio en el universo DC en el cine. Grandes trailers, las expectativas suben, grandes contrataciones para entrañables personajes (Suicide Squad tiene a 4 ganadores del Oscar), pero al final, blah. La gente no queda contenta. Y si bien se nota mucho en DC, también ha comenzado a pasar en Marvel, y en las series de superhéroes que podemos ver en la tv o Netflix.
Dejemos de lado a los inconformistas que van a buscar a la pantalla una versión calcada al comic. Eso nunca pasará, por motivos ya recontra analizados. ¿Mi opinión? Los estudios están comenzando a usar la fórmula EA para las películas.
Electronic Arts (EA) es una de las empresas más grandes en la industria de los videojuegos. Sus franquicias incluyen FIFA, Call of Duty, Mass Effect entre otras, varias de las cuales trascienden al mundo gamer y son conocidas por todos. EA es también la empresa considerada por los usuarios como la más diabólica, dando cuerpo y forma a la evil corporation.
¿Y cuál es este famoso modelo EA? Sacar los juegos cuando aún no están terminados, aprovechar el hype para hacer que todos gastemos dinero en los juegos recién estrenados, y después entregar los finales y mejoras necesarias para el juego a través de contenido descargable (Que obviamente, hay que pagar). Es decir, sacan al mercado un producto mediocre y sin terminar para aprovechar el fanatismo y capitalizar en las esperanzas de nosotros, los ñoños.
Si bien no existe el concepto de DLC para el cine (Aunque podemos ver un símil con los uncut / extended / director’s cut / unrated versión), un artículo que leí de la prensa gringa me hizo notar este fenómeno: Sobre el rodaje de Suicide Squad se decía que, a pesar de la buena química de los actores, el clima durante la filmación era de tensión y miedo: La fecha de estreno de la película estaba fijada hace ya años, y no había posibilidad de cambiarla, independientemente de que el producto no estuviera terminado de la mejor manera. El artículo cita a un productor de Warner Bross. que dice: No podemos mover las fechas de los estrenos, pues son fijadas con mucha antelación y son alineadas con muchos acuerdos comerciales con cines, marketing, producción de merchandising y otros grandes contratos a nivel global, por lo que un retraso en el estreno implica la perdida de millones de dólares.
Leer esas líneas me dio terror, pues entendí rápidamente el problema. Y es algo que tarde o temprano le va a pasar a Marvel también, aunque al parecer lo han sabido manejar mejor: La industria que otrora era muy de nicho para los gordos espinilludos que iban escondidos al cine a ver a sus superhéroes favoritos ahora es una industria transmedia multimillonaria, llegando a ser prácticamente una moda. Y la industria y los dólares se comerán a las historias y los personajes.
Batman v Superman podría haber sido reeditada como dos películas que pudieran cubrir la tremenda cantidad de historias y desarrollo que requerían los héroes más icónicos del comic. Civil War podría haber terminado como en las historietas, con la muerte del Capitán América. Ghost Rider podría haber tenido a un productor menos conocido, pero amante del personaje, y se hubiera transformado en una gran saga.
No soy un inconformista, y sigo (Y seguiré) acompañando a mis personajes favoritos durante su paso por la pantalla grande y chica, pero me preocupa como la industria está manejando a este género. La audiencia geek es conocedora y no se deja engrupir con cualquier cosa como antes. Y no quiero que de acá a 5 años más volvamos a la dinámica de una película de Batman cada 10 años, porque el cine de superhéroes murió.
¿Está totalmente fuera de nuestras manos el camino que está tomando la industria? ¿O quizás si tenemos el poder de exigir lo que queremos: Buen entretenimiento, hecho con cariño a las historias y los personajes?

Cabeza de Nerd

Leave a Comment

Your message.

Who are you?

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.