Todos hemos oído alguna vez a amigas conversando sobre lo mala que es la idea de regalarle un PlayStation al pololo/pareja/marido/+1. Dicen las malas lenguas que es la mejor forma en que se acabe la “pasión” dentro de un relación, y que se vaya todo al cuerno.

Tanto así que se ha propuesto, como en la foto que acompaña esta columna, que nos divorciemos del Play! Y a esto decimos: NO!!

Aquí, un decálogo de por que jamás cambiaremos al Play por una mujer:

1.- El Play siempre está ahi. No tiene dolores de cabeza, ni está cansado, ni quiere conversarnos 3 horas de algo que no entendemos.

2.- Si hacemos un comentario que puede ser interpretado como algo malo, o de plano hacemos una crítica, el Play no se enoja ni nos hace la ley del hielo por un año.

3.- El Play siempre está dispuesto a entretenernos cuando nos juntamos con los amigos, y nunca pone “peros” para hacer una fiesta en la casa

4.- Puede pasar mucho tiempo sin que lo usemos, pero cuando volvamos a él, será como si el tiempo no hubiera pasado. No habrá malas caras, ni “Ahora que te aburriste de tu amiguita” ni nada por el estilo.

5.- La máquina no se enoja si adquieres un modelo más nuevo y juegas más con ella. Incluso puede estar a su lado y jamás te reclamará nada

6.- Jamás te dirá “no” cuando quieras probar un juego nuevo con ella

7.- Nunca te reclamará por tu música violenta, tus películas de acción ni los juegos de guerra. No te cambiará la programación a medio camino para poner un chickflick

8.- Puedes ganar más o menos dinero. Puedes estar más gordo o más flaco. Puede irte bien o mal. Jamás escucharás de ella un “Debí quedarme con el otro que ahora es millonario”, “Podríamos dejar de tomar tanta cerveza” o comentarios similares

9.- Cuando no funciona, sabemos por que es. Y si no sabemos, hay un experto que la repara sin problemas. Nunca estará sin funcionar un mes y no sabrás que le pasa, o que hacer, o si fue tu culpa o no

10.- Puedes usarla por horas, aburrirte e ir de fiesta con los amigos, y después volver a usarla. Jamás te reclamará.

 

Por estas razones, y muchas más es que decimos NO AL DIVORCIO DEL PLAY!

Leave a Comment

Your message.

Who are you?

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.