Haciendo espacio para poner el computador en la mesa y comenzar la acreditación del Startup Weekend Santiago, una sensación familiar comienza a apoderarse de mi. No es una sensación particularmente buena, pero si muy conocida.

Mientras termino de crear la planilla donde anotaré a los participantes de este, mi primer Startup Weekend como organizador, la sensación crecer y crece, y ya no me siento muy bien. Recuerdo esos años como estudiante de Derecho, y esa ominosa sensación cuando iba camino a abrir  la puerta de la sala donde se toman los exámenes.

Esa incertidumbre, ese temor, esa aprensión. El miedo a fallar frente a todos, la duda de si me preparé lo suficiente.

¿Qué pasa si no llegan participantes? ¿Qué pasa si no les gusta el evento? ¿Que digo el lunes a mis colegas de la Fábrica de Medios, que amablemente me prestaron su casa para este evento, y trabajaron tanto para apoyarnos? ¿Cómo enfrento al equipo de Startup Chile que colaboró con nosotros desde el primer día para que esto fuera un éxito?

Antes de dejar que esta demasiado conocida sensación tome control, me siento y me pongo los audífonos. Busco una gloriosa canción que me acompañe y me reactive mientras miro alrededor mío: ¡Tanta gente está lista para ayudar al evento!

Veo a los mentores riendo en una mesa, compartiendo como si esta fuera otra más de las cientos de actividades que como emprendedores de Startup Chile realizan para colaborar con el entorno local.

Moviéndose entre las mesas para salir a la calle a recibir a los participantes pasan Tony y Sandeep, quienes han estado conmigo durante todo el proceso de preparación del evento, y van también bromeando, relajados, tranquilos.

Veo finalmente en una mesa opuesta a la mía a los grandes Alex y Alexis, que hicieron el esfuerzo de dejar tiempo de vacaciones y de sus trabajos allá en México por darnos una mano a que este, nuestro primer evento, salga excelente. Ambos con audífonos, moviendo la cabeza al ritmo de alguna canción que los motiva y energiza, al igual que estoy haciendo yo.

¡Tanta gente de tantas partes que está lista para ayudar! ¡Y tan relajados y felices que están!

La tensión comienza a alejarme, y mientras la música suena alegre por los audífonos y la energía de este tremendo equipo comienza a llenarme, llega Tony acompañando a nuestro primer participante en registrarse.

Audífonos fuera, energía a mil, tensión desapareciendo.

“¡Hola! Bienvenido al Startup Weekend Santiago”

Comienza la aventura

Startup Weekend Santiago IF

Leave a Comment

Your message.

Who are you?

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.